Melani «La Prostltuta» – Capítulo 2

Publicado por

El padre Ramos me tenía en sus manos podía dejarme en evidencia y arruinar mi vida, salió del confesionario y le pidió a Sebastián marcharse ya que se quedaría conmigo para arreglar algunas cosas de la boda, mi Sebastián se marchó dejándome ahí y yo no volví a pronunciar palabra solo me dejé llevar por la búsqueda de mi salvación, el padre cerró la puerta de la capilla y se dirigió hacia el altar donde me pidió que lo siguiera, estando ahí en frente del cristo crucificado alzó su sotana, bajó el cierre de su pantalón me hizo incar posó una mano en mi cabeza y empezó a rezar, mientras sacaba su miembro y con este me daba pequeños golpes en la cara, era raro oírlo , aquel hombre estaba poseído, pedía por mi alma y mi salvación pero me tenía ahí con su miembro pegando en mi rostro, extrañamente aquello me empezó a gustar, aquel morbo que existía en esa situación me humedecía, y por aquella calentura que empezó a poseerme introducí su p3ne en mi boca, me lo metí todo, se sentía delicioso, acariciaba sus testículos y yo intentaba m4sturbarme, pero el lo impedía, me decía que hacerlo era pecado, que nunca me tocara el clitøriS que era la puerta de entrada al infierno, por momentos pensaba que me jugaba una broma y que todo aquello que me decía era solo para ambientar la situación, subí mi rostro para ver su cara y era increíble ver al padre ramos con los ojos cerrados y rezando un padre nuestro y nunca sacaba su mano de mi cabeza , bajé nuevamente mi cara y continué en lo mío, estaba totalmente excitada, ansiosa por sentir al padre ramos dentro de mi, no puedo negarlo amaba el sexø no se si mi trabajo me condujo a amarlo pero desde que conocí la prostitución me encantó, y continué en aquel trabajo por darle gusto a mi cuerpo mas que por el jugoso dinero que ganaba, amaba una buena verga dura, grande y sobretodo que estuviera dentro de mi, el padre ramos tenía una manera de inquietarme de generare dudas y también un gran misterio, porque demonios no me penetraba? y acaba conmigo, pero él estaba apunto de llegar así que aceleré mis movimientos y también intentaba tocarme para lograr mi explosión de placer, el regó su fluido en mi y me exigió tragarme todo lo que había salido de él, su leche era calentita y sabía muy rica, y era notable que no era la primera vez que el estaba en una situación así, eliminó toda evidencia de lo ahí sucedido, me levanté y lo quedé viendo fijamente a la cara:
YO: Ya tengo la absolución padre?
SACERDOTE: Hija, aun te falta, cuando te vayas por favor me cierras la puerta.

Quedé paralizada al escuchar las palabras del sacerdote aquel hombre continuaría chantajeándome, sabía el mayor de mis secretos , sabía el lugar donde trabajaba y mi horario, no pronuncié palabra solo salí de la capilla y me dirigí a mi apartamento de soltera donde como cada vez que tenía s3x0 me flagelaba era un ritual algo extremo que tenía, pero era la única forma de no sentir culpas, tomé un látigø, desnudé mi cuerpo y empecé a pegarme en mi espalda, el dolor era tan intenso que muchas veces quedé desmayada ahí, sin nadie que me ayudara, y aquel día sabía que lo sucedido con el padre ramos no era normal, así que con todas las fuerzas de mi cuerpo inicié a azotarme hasta causarme heridas, y como era de esperarme quede desmayada ahí de manera inmediata.

CONTINUARA….

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *