Melani «La Prostltuta» – Capítulo 25

Publicado por

Mi madre no entendía el por que del nombre solo deseaba que se llamará como ella, pero así no quisiera a la bebé no podía condenarla con un nombre tan feo y quizás con la personalidad amarga de mi mamá. Tere debía ser diferente inclusive tan diferente como yo, pasado algunos minutos entró una enfermera con la bebé en brazos, la tomé y todos se acercaron a verla luego retrocedieron unos pasos.

-YO: ¿Verdad doctor que es perfecta?
-DOCTOR: Es hermosa, la niña mas hermosa que mis ojos han podido ver.
-MAMÁ: ¿Qué es esta burla, por que no traen a mi nieta?
-YO: aquí esta mamá ¿o acaso no la ves?
-MAMÁ: ¿esa cosa es mi nieta?
-YO: te ruego mamá que no te expreses así de la niña.
-MAMÁ: y es que no la ves, ¿doctor por que mi nieta salio así? debe haber un error.
-YO: mamá fue un gen «saltarín»
-MAMÁ: ¡Melani no seas insolente por favor!

Fue inevitable no ver el restro de sopesa de todos y luego las lagrimas de Sebastián, el cual no soportó la realidad y salió corriendo y Daniel atrás de el, mi madre continuaba con su discriminación solo por que mi pequeña había salido tan negra como una fresca noche, en el fondo de mi corazón sabía que mi Tere era hija de Gustavo, del hombre al que amé por unos instantes pero que por cobardía ni fui capáz de seguir.
Mi madre salió indignada de la habitación y junto a mi se quedo el doctor, los tres parecíamos una verdadera familia, era tan lindo verlo a el sonreír y sus ojos a punto de brotar unas cuantas lágrimas.

-DOCTOR: ¿me dejas cargarla?
-YO: claro doctor familiarícese con ella, lo mas probable es que ud sea su padre.
-DOCTOR: ¿sabes? lo que te dije cuando llegué, creo que no me has contado todo.
-YO: esta bien doctor le contaré, quizás después de escuchar mi verdad ud decida irse y no saber nada mas de mi, como le decía, me volví adicta al s€x00, tanto así que me metí en la prostitución, trabajé por mucho tiempo en la 19 y conocí todo tipo de clientes, pero me enamoré de uno y ahí cometí mi primer error, se llama Gustavo y era obispo y fue el que me casó.

La cara de asombro del doctor era única, ¿cómo entender tal locura que era mi vida y sobretodo aceptar a una mujer con una vida tan revolcada?

-DOCTOR: ¡santo cielo! déjame me siento que ésto está interesante, continúa por favor.
-YO: Gustavo es negro, un negro delicioso, realmente fascinante , bello, hermoso me enamore como una chiquilla y aparentemente el de mi, lo nuestro era algo raro, tan raro que renunció al obispado por mi me pidió que huyera con el a África y no fui capáz, preferí el s3xø con muchos hombres a quedarme solo con el, se fue y se que nunca mas volveré a saber de el.
-DOCTOR: ¿y sabe que estabas embarazada de el?
-YO: doc ni yo sabía que la niña fuera de el, pensé que era de mi esposo, desde el día uno Sebastián me violó, pero con el, el s€-x® era fugaz, en fin doctor esta es mi historia, soy una put@ con clase que le espera un infierno apenas salga de aquí.
-DOCTOR: es sorprendente tu historia pero no te desmerites, no dejas de ser una mujer fascinante y hermosa por tu situación, pero si te sugiero que busques ayuda, no quiero reprocharte pero no es normal que para obtener placer sexual te dejes introducir palos y botellas, haslo por tu padre que sé que falleció y te repitió que huyeras, quizás el ahora tu huir sea que dejes esa vida, y te concentres en tu bebé, y te repito cuando quieras denunciar a Sebastián estaré para ayudarte, sólo pídelo y lo hacemos, y te agradezco por el detalle del nombre, si me permites quisiera ser el padrino de Tere.
-YO: ¿doctor, de verdad no le gustaría adoptarla? usted ya vio la reacción de mi familia, nos harán la vida un infierno.
-DOCTOR: vive ese infierno para que te ayude a cambiar, para que pelees por tu hija con uñas y dientes, recuerda que los obstáculos son benditos tan solo por la satisfacion de vencerlos, usa eso como lema y te haras para ti y Tere la vida mas liviana, dale de comer a esta princesa que esta hambrienta.
-YO: ¿y como le hago? que miedo.
DOCTOR: ven saca tu s3n0 y acercarlo a la boca de la bebe ella sólita succionará.

Tal cual lo hice saqué mi s3n0 y se lo acerque a la boca de la bebé y de manera automática ella empezó a chupar, me dolía pero era bello verla alimentarse de mi, el doctor me dejo sola, quizás debía aprender a hacer el papel ahora de madre, me gustaba estar así, ver a Tere como me miraba con esos ojasos color miel y recordar a Gustavo, pero ¿sería yo capáz de dejar todo y viajar a áfrica a buscarlo? ¿mi amor sería así de grande para que mi vida cambiara? aquello solo el tiempo lo dirá, mientras tanto debo enamorarme de mi hija y sobretodo buscar de aquella ayuda que necesito por mi bien.

UNA SEMANA DESPUÉS.

-DOCTOR: ¡Hola! ¿como amanecieron la princesas?
-YO: muy bien doc
-DOCTOR: hoy tendrán el alta y ya sabes Melani, lo que necesites no dudes en buscarme, estaré para ti cuando me necesites.
-YO: muchas gracias doc.

Mi mamá había decidido inventarse una historia para evitar habladurías, teníamos un familiar muy lejano que era negro y por eso mi hija había salido así, pero algún día la verdad saldría a la luz, aquél día me fueron a recoger ella junto con Sebastián y su amante, todo era un silencio sepulcral, pero al llegar a casa había mucha gente, se había organizado una fiesta de bienvenida, estaban mis suegros, compañeros de la oficina de Sebastián y algunos amigos, saludé a uno que otro y presenté a mi hija, nadie hizo preguntas así que no había nada que explicar, pero mi madre tomo el micrófono y dio su version del por que mi hija había salido negra, me dio tanta impotencia que aquél día me decidí a decir la verdad, no soportaba que ella tratara de resolver mi vida, después de que dejó el micrófono sobre el estribo, me acerque con el fin propósito de hablar pero se acercó Sebastián a impedirlo junto con el, Daniel.

-SEBASTIAN: ¿que vas a hacer Melani?
-YO: estoy cansada de que se invente que mi hija es así por algún familiar, cuando ustedes dos saben que te fui infiel Sebastián, así como tu lo has sido con Daniel.
-SEBASTIÁN: pero tu sabes que Daniel y yo nos amamos y aceptaste nuestra relación.

Sin darnos cuenta el micrófono estaba encendido y todos los presentes oían nuestra discusión.

CONTINUARA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *