Melani «La Prostltuta» – Capítulo 30

Publicado por

-DOCTOR: Todo este tiempo que he estado con Tere me he encariñado con la niña, le he brindado una familia y me gustaría seguir con eso; que tenga una mamá y un papá, si me lo permites quisiera que formáramos ese hogar para Tere.
-YO: doctor no me esperaba esto, creo que usted se está confundiendo, si gusta continúe con la patria potestad de Tere, de verdad no creo que sea una buena madre ni sea capáz de mantener un hogar, doctor lo siento pero no me veo en otro matrimonio.
-DOCTOR: Piénsalo, no tomes decisiones apresuradas, lo que te quiero ofrecer no sera lo mismo que viviste con Sebastián, tu eres una mujer renovada, madura y totalmente capáz de llevar las riendas de un hogar, aparte yo te ayudaré.

Yo no quería estar atada a una casa, a un esposo y a una hija, yo quería continuar con la vida que siempre me había gustado y ahora que tenía a mi enfermero de cabecera mucho menos me ataria a nada ni a nadie, quería continuar en esa vida que tanto me llenaba, me despedí de la casa del doctor y me fui a mi casa, debía arreglarla un poco para recibir al enfermero, al llegar miré mi casa totalmente sucia así que el trabajo sería largo; barrí, sacudí el polvo, saqué la basura, mientras lo hacía escuchaba un poco de música, preparé café y fumaba, parecía chimenea, luego de casi 3 horas de tratar de organizar todo, llego el enfermero, lo recibí, comimos algo y rumbo a nuestra habitación, el arreglo sus cosas, aquella noche mientras haciamos el amor en medio de la faena, aquel joven me pidio algo quería que le regalara un carro, le dije que si, que continuara amandome de aquella manera en la intimidad y lo tendría, pero sabía que el solo quería aprovecharse de mi y mientras tanto yo me aprovecharia de su delicioso cuerpo, creo que no estaba mal aquella tregua; yo lo ayudaba con algo de dinero y el con su cuerpo, como siempre nos cøg1m0s toda la noche y al terminar yo quedaba con ganas de mas, a la Mañana siguiente el me desperto muy temprano, estaba super ancioso por ir a comprar el carro, me parecia algo urgido sin embargo acepté, no quería tener discusiones innecesarias, salimos hacia algunos concesionarios, el chico quería un carro deportivo de una marca cara pero se salía de mi presupuesto, sin embargo estaba dispuesta a dárselo con tal de continuar disfrutando de el. Visitamos varios concesionarios mas de la ciudad hasta que se enamoro de un deportivo rojo, dimos un paseo por la ciudad y regresamos a casa, nuevamente hicimos el amor y en medio de nuestro alocado y enérgico encuentro, tocaron a la puerta, me puse las sabanas en el cuerpo para taparme e ir abrir; era el doctor con Tere que iban a visitarme, me vio envuelta en sábanas y les di paso a la sala pero aquél enfermero en medio de su imprudencia salio de la habitación.

-DOCTOR: ¿y esto Melani?
-YO: ¿que?
-DOCTOR: tienes a alguien.
-YO: si
-DOCTOR: ¿es por él, que no quieres darte una oportunidad conmigo?
-YO: es por mi, de verdad no soy buena mujer, además tengo planes de ir a África y buscar al padre de Tere.
-DOCTOR: yo te ayudo, si quieres te acompaño, pero date la oportunidad de formar una hogar, de regalarle una familia a Tere.

En el fondo sabía que cometía error tras error, la primera vez un hombre que me regaló lo mejor de su cuerpo, me pidió irme con el y no fui capáz y ahora un hombre que me ha entregado lo mejor de su amistad, me pide algo a lo que tampoco podía acceder, me reprochaba el por que no era capaz de tomar el siguiente paso, que mas debía pasarme para que yo recapacitara y me diera cuenta que todo lo que la vida me estaba ofreciendo no me lo ofrecería mas de dos veces. En medio del calor que albergaba mi cuerpo heché al doctor y a mi hija de mi casa, necesitaba continuar con mi faena pero antes de marcharse el doctor, en la puerta de mi casa me dijo sus ultimaas palabras.

-DOCTOR: siempre puedes contar conmigo, cuando quieras ver a Tere lo podras hacer, si quieres formar una familia ya sabes donde encontrarme.
-YO: lo siento doc, pero no creo que pueda buscarlo ni a Tere tampoco, perdóneme pero yo no soy buena persona.
-DOCTOR: lo eres, pero te daras cuenta el día que toques fondo y ojala no sea demasiado tarde. Ojalá la vida no se te pase sin darte cuenta que tienes una hija maravillosa a la que deberias disfrutar.
-YO: doctor se pueden ir por favor,estoy algo ocupada.

Yo no queria cambiar por complacer a otra persona el cambio debía ser solo por mi y para mi, me costaba mucho cambiar por alguien mas, yo quería esta vida, continuar siendo una pu-t@ y ahora la pu-t@ del enfermero.
Cerré la puera y me dirigí a la habitación pero mi hermoso amante ya estaba vestido, insistía en que se encontraría con unos amigos en un bar, que si lo podía acompañar, a lo que accedí.

Llegamos a un bar, aquel dia era la inauguración, había show de chicas en vivo y me imaginaba ahí arriba bailando, moviendome al vaivén de la musica, luego llegaron los amigos del enfermero, eran 4 chicos muy guapos, yo era la unica mujer y sin duda me imaginé cogiendo con todos pero preferí beber, fumar y comer, tomarme unas cuantas copas para distraerme en algo y dejar de pensar en aquella orgía que mi mente se imaginaba, el enfermedo tomaba mucho, copas iban, copas venían de verdad estabamos muy ebrios, totalmente alcoholizados. Salimos del bar con rumbo a casa, mientras mi chico manejaba; bajé un poco la ventana del copiloto para recibir algo de viento, pero fue perjudicial, me dieron. ganas de cøg3r así que empece a tocarle la entrepierna a mi enfermero, a meterle su mano en mi v,ag1n@, queria cogerlo ahí mismo, así que me subí encima de el mientras manejaba, insistentemente me pedía que me bajara porque que mi cuerpo no lo dejaba visualizar la carretera pero yo estaba caliente y quería tener s3-x0 con el, repetía nuevamente que me bajara que en la casa continuábamos, pero yo fui terca y no le hice caso, le besaba el cuello, los labios, sacaba mi s3n00 y se lo colocaba en la boca, en medio de nuestra diversion el aceleraba mas y sentir esa velocidad a la que ibamos tambien me 3xc1taba, estaba algo loca pero al llegar a una curva, el enfermero se salio de la carretera y caímos hacía un abismo, mi cabeza se golpeaba constantemente con las puertas del carro. Mientras caíamos se me pasó en un instante toda mi vida y las malas desiciones que hasta el momento había tomado por culpa del s3x00, recordaba a mi padre pidiendo que huyera, recordé a Gustavo pidiéndome irme con el, recordaba la sonrisa de Tere y recordaba al doctor; el único hombre que quizás si me quería de verdad y fue al único que no me cøg1, al unico que nisiquiera un beso le di, conocía mi situación y pudo sacar provecho de aquello, sin embargo me respetó y me dio mi tiempo, quería formar un hogar conmigo pero yo preferí continuar con la única vida que conocía. No recuerdo con exactitud cuantas vueltas dimos pero me dolía todo el cuerpo y no podía moverme ni siquiera podía hablar, todo estaba en mis pensamientos pero mi realidad era aquel accidente, empece a sentir un olor fuerte a gasolina, escuchaba a lo lejos que el enfermero repetía que no quería morir incinerado , Dios, yo tampoco quiero morir asi pero tenía la esperanza de que el me salvara, quise llamarlo pero mi voz no salía, solo estaba consiente en mi pensamiento no en mi realidad.

CONTINUARA…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *