Melani «La Prostltuta» – Capítulo 31

Publicado por

Mi cuerpo permanecía inmóvil a la orden que en mi mente yo daba, quería moverme, quería hablar pero fue inútil, ya no oía al enfermero hablar, me di cuenta que estaba totalmente sola y con la posibilidad de morir ahí por el olor tan fuerte de gasolina, pasó un tiempo considerable cuando escuché a lo lejos una sirena, quizás alguien avisó del accidente, según escuchaba decir a los paramédicos que el carro estaba totalmente destruido y yo estaba atrapada en el, tenía barras atravesadas sobre el cuerpo las cuales debieron cortar para sacarme, estaba viva de milagro según ellos, mi rescate fue mas largo y angustiante que el mismo accidente, debían sacar mi cuerpo con mucho cuidado para no lastimar la columna, ¡todo era un maldito caos! no quería morir ni quedar paralítica pero al parecer ese era mi destino. Me pusieron un cuello ortopédico y me acostaron sobre una tabla dura, cubrieron mi cuerpo con algo y me llevaban rumbo a la ambulancia para luego ir al hospital.

YA EN EL HOSPITAL.

-MEDICO 1: enfermera necesito resonancia de cerebro y columna para la paciente a la brevedad posible y llamar a sus familiares por favor.
-ENFERMERA: si ya se le avisó a uno de los contactos del celular, voy a llevarla a realizarle los estudios

¡Dios que angustia! aún no respondía mi cuerpo a nada y la verdad sentía un miedo terrible, no quería morir. Si tan solo Dios me diera otra oportunidad, cambiaría el curso de mi vida, solo podía escuchar lo que hablaban a mi alrededor pero no podía tener la capacidad de reacción, ni de hablar, ni de mover mi cuerpo, me realizaron los estudios y podía escuchar y sentir la angustia de los médicos; tenía fracturas tanto en mi columna como en mis piernas, debía entrar a cirugía de manera inmediata.
La cirugia fue larga; escuchaba decir que estuvieron aproximadamente 10 horas en cirugía y clínicamente estaba en estado vegetal, ¡Dios mio, si tan solo hubiera hecho las cosas bien, si tan, solo hubiera tomado buenas decisiones!, pero mi realidad era esa y mucho peor el saber que aquél hombre en el que confie me abandonó. Llegó la enfermera y decía que nadie de mis contactos respondía, nadie iba por mi, quizás nunca se den cuenta de que estoy en éstas condiciones, no encontraron mis documentos tan solo mi celular pero nadie responde. Pasaron algunos días y logré despertar. Abrí los ojos pero me era difícil hablar, tenía un daño irreversible en el cerebro, aparte de la fractura en la columna y las piernas, tampoco sentía nada en mi cuerpo, no gesticulaba, no movía mis extremidades y me encontraba sola en aquél hospital, me repetía en mi mente si ese era mi punto final, que mi vida sexual me había llevado hasta el extremo de quedar en esas condiciones, la vida se me fue y todo por querer siempre un poco mas, si tan solo hubiera hecho las cosas bien todo sería diferente pero estaba sola y sin poder comunicarme con nadie, solo salían lágrimas de mis ojos y esa era mi manera de comunicarme. Pasó un mes cuando el doctor que tenía a Tere dio con mi paradero, nunca respondio a las llamadas de la enfermera por que no respondía números desconocidos, pero yo estaba perdida por mucho tiempo y en la búsqueda, las autoridades me hallaron como siempre El doctor estuvo atento y pendiente de mi, habló con algunos especialistas para atender mi caso pero todos le decían lo mismo; no volvería a ser la Melani de antes.
No quedaba otra que irme a casa y vivir postrada en una cama, sorpresivamente el doctor me llevó a su casa, me adecuó una habitación en el primer piso y contrató algunas enfermeras para que estuvieran a mi cuidado, renunció a algunos turnos en su trabajo y me brindó siempre su apoyo. Miraba a mi hija correr por toda la casa, escuchaba su llanto y sus risas, escuchaba sus palabras y siempre corría y me daba un beso, la vida me golpeaba fuerte con tanta realidad y eso me dolía mas que nada en el mundo, yo no quería estar así y le pedía a Dios que me ayudara.
Entre los especialistas que contrató el doctor para estar al pendiente de mi cuidado estaba un fisioterapeuta, un chico hermoso, solo podia admirarlo con mis ojos, mi cuerpo no reaccionaba a nada, el se encargaría de ayudarme con el tono muscular de mis extrememidades; que tuviera fuerza, también había un terapeuta ocupacional que me ayudaba a aprender a hablar nuevamente, si estaba viva existía posibilidad de todo, de que volviera a ser la Melani de siempre, pero aquella Melani que había aprendido la lección con este duro golpe.

5 AÑOS DESPUES…

-TERE: ¡¡Mami!! Mira lo que hice en la escula.

Mi Tere dibujó la familia mas bella que puede haber en el mundo, su papá con una bata de médico y su madre en una cama.
5 años han pasado desde el accidente y solo he podido hablar y a medias, el doctor jamás se casó pero sigue insistente en que me recuperare, mi hija siempre me besa y juega a saltar en mi cama, no se me despega en ningún momento. Mi madre nunca apareció por acá, al parecer morí para ella aquél día del accidente, me acostumbré a vivir como media muerta y aún así el doctor insiste en formar una familia conmigo.

-DOCTOR: ¿Como te sientes; te mostró Tere lo que hizo su primer día de clases?
-YO: si
-DOCTOR: nos ve como una familia, ¿no te gustaría hacer eso realidad?
-YO: tu tu tu aún si…gues con eso?
-DOCTOR: por Tere soy capaz de todo y por ti igual.
-YO: peeero mírame, no te puede responder como mujer.
-DOCTOR: claro que puedes, yo quiero que seas libre, seas felíz, seas la mejor madre del mundo, que me recibas cuando llegue de trabajar con una sonrisa, que no dejes de hacer tus ejercicios porque se que volverás a tener movilidad. Te amo Melani.

CONTINUARÁ…

Un comentario

Deja un comentario